La extraña lingüística para expresar el amor

Es divertida la extraña lingüística para expresar el amor usada por los seres románticos del mundo. Sin embargo, estas expresiones son connotaciones realmente puras y sinceras, las cuales a más de una les puede tocar las fibras más profundas de sus sentimientos.

Estas frases románticas podrían sonar graciosas a la ligera, pero su significado va más allá de su divertida apariencia. Por consiguiente, Paul Noble, un reconocido mentor lingüístico, aborda en su libro «Destination language courses» lo referido a la lingüística del amor. Zaperoco te los muestra a continuación.

1. Huevo con ojos (Japonés: Tamago kato no kao)

Imagina que estás con tu novio teniendo la esperada cena romántica pautada días atrás. Luego del postre, se balancea hacia ti y te dice HUEVO CON OJOS. El primer pensamiento que te pasaría por tu mente es arrojarle el omellet por la cabeza. Sin embargo, en Japón es un gran halago, pues para los nipones el tener la cara en forma de óvalo es sinónimo de belleza.

2. Pequeño elefante (Tailandés: Chang noi)

Estás en la playa disfrutando el primer sol de verano. Te has comprado un traje de baño para que tu esposo vea que a pesar de los años te mantienes en forma. Él llega con una botella de vino, la destapa, la sirve en las copas, y luego de mirarte apasionadamente te dice PEQUEÑO ELEFANTE. Si eres una tailandesa, estás palabras serán música para tus oídos, ya que en esta cultura este paquidermo es muy querido pues trae buena suerte.

3. La extraña lingüística francesa: Pequeño repollo (Francés: Petit chou)

Si le dices a una francesa «Chou» (repollo o col) le podrías expresar el equivalente a «corazón», «amor» o «cariño» que se usa en latinoamérica. Además, si lo usas doble «chouchou» significará «querido».

4. Chayote (Portugués/Brasil: Chuchuzinho)

Continuando con los vegetales, el siguiente en la lista es el chayote o «Chuchu». Si a esta hortaliza se le agrega la terminación «zinho» (que significa «pequeño»), puede ayudar a un carioca a demostrar su cariño a su amada. En definitiva, lo más paradójico del caso es que el chayote no es muy agraciado que digamos.

5. La extraña lingüística del día: Mi pulga (Francés: Ma puce)

Una vez más, los franceses impresionando con la extraña lingüística para expresar su amor. Para llamar a su ser amado «dulzura» la palabra es «Ma puce» ¿Extraño, verdad? Este término se emplea como un apelativo cariñoso tan corriente como decir cielo en español.

6. Gacela (Árabe: Ghazal)

Según los poetas, un cazador podría sucumbir de amor tras una sola mirada de una gacela. En el medio oriente, este término podría significar que has conquistado con tu mirada el corazón de alguien.

7. La extraña lingüística china: Peces hundiéndose, gansos cayendo (Chino: Chen yu luo yan)

Estás disfrutando de un paseo en bote en Shanghái y en ese mágico momento llega ante ti un apuesto caballero. Comienza una plática amena, a pesar de que tu mandarín no es fluido, pero en pleno clamor de la conversación se te acerca y te dice «peces hundiéndose, gansos cayendo». Antes de salir corriendo y buscar el salvavidas para zambullirte despavoridamente al agua, es bueno que sepas el origen de este Chengyu.

Literalmente 沉鱼落雁 significa “peces hundiéndose gansos cayendo” y su connotación real es la de una mujer de extremada belleza. Está relacionado con las leyendas de dos de las cuatro grandes bellezas de la China clásica, 西施 (Xīshī) y 王昭君 (Wáng Zhāojūn).

Por una parte, la leyenda cuenta que Xishi era tan bella que cuando salía al balcón a observar el lago (el Lago Oeste de Hangzhou), a los peces se les olvidaba nadar y se hundían. Por otro lado, está la historia de Zhaojun, la cual cuenta que durante su viaje para conocer a su futuro marido, decidió parar para tocar el laúd y un grupo de gansos que, impresionados por su belleza, se les olvidó batir las alas y cayeron al suelo.

8. Fruto de mi corazón (Indonesio: Buah hatiku)

Por último, nos encontramos con este término indonesio que se usa en la actualidad para expresar el afecto a los más chicos de las casa. Tanto así, que esta manera de demostrar el amor se puede visualizar ampliamente en los avisos publicitarios enfocados a las familias.

Entonces, ¿qué esperas?. En definitiva, sorprende a tu pareja con la extraña lingüística que acabas de aprender. Susúrrale al oído alguna de estas frases para que enciendas la llama del amor. Eso sí, explícale rápidamente su significado porque sino te podría lanzar un repollo o un chayote por la cabeza.

FUENTE: ZAPEROCO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: